Lecturas para mamis y papis, Recetas ñam ñam

Con las manitas en la masa

Uno de mis recuerdos de infancia era el momento en el que mi madre nos decía “venga, vamos a hacer unas galletas de nata” o “vamos a por moras y luego hacemos mermelada“. A mi hermano y a mí nos encantaba trabajar con mi madre en la cocina. Ayudábamos a mezclar los ingredientes, a amasar, usábamos moldes, removíamos… Y al terminar, disfrutábamos de nuestra creación, que nos gustaba quince veces más que si lo hubiéramos comprado en el supermercado. No es que estuviera más rico, ni mejor elaborado, era sobre todo porque lo habíamos hecho nosotros: habíamos contribuido a su elaboración, viendo el proceso, metiendo nuestras manitas en la masa y pasando un rato en familia que recordamos varias décadas después.

Involucrar a los peques en las actividades diarias les ayuda a potenciar su autoestima, reforzar su autonomía, aprenden a manipular nuevos objetos, practican motricidad fina y gruesa, exploran con los sentidos… Y una de esas actividades puede y debe ser la cocina.

¿Por qué? Porque es vital que los/as niños/as comiencen a familiarizarse desde pequeños/as con los alimentos y su preparación. Se van a manchar, y lo van a manchar todo, ¡por supuesto! Pero también serán menos reacios a probar ingredientes que quizá pudieran producir cierto rechazo en otras circunstancias, conocerán el origen de los productos que consumen, recetas populares y de otras culturas…

Cierto es, que hay determinados procesos en la cocina (cortar, meter en el horno…) que pueden resultar peligrosos para los peques, y es por eso que, quizá, la cocina siga siendo un desconocido para algunos/as niños/as.

Está claro, que habrá que comenzar por cosas muy sencillas y adaptadas a la edad de cada peque, y si nos atrevemos a dejarles hacer algo más complicado, debemos emplear un tiempo en explicarle cómo ha de hacerlo de manera segura y correcta.

Al hilo de todo esto, hace unas semanas me compré Grandes aprendizajes Montessori para pequeñas manos de Audrey Zucchi. Este libro de la editorial Oberon es un compendio de 60 recetas y 70 actividades Montessori relacionadas con la cocina.

Portada del libro

Lo que más me ha gustado de este libro, que es muchísimo más que un libro de recetas, es que está organizado por destrezas y habilidades, y para cada una de ellas propone una receta de cocina en la que esa habilidad se pondrá en juego. Destreza, musculatura de las manos, coordinación oculomanual, funciones ejecutivas, autonomía, despertar los sentidos…

Además, hay una guía en la que se indica la edad para la que está recomendada cada actividad, y una serie de explicaciones de cada proceso para poder llevarlo a cabo con seguridad.

Me ha parecido una edición muy cuidada, con unas fotografías preciosas y muy bien explicado y detallado todo. Un libro que recomendar a las familias que están dispuestas a mancharse, disfrutar y aprender cocinando.

Y vosotros ¿invitáis a los peques a colaborar en la cocina? ¿Cuál es su receta favorita?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s