Habitáculo familiar

2019 de Cohetes y Estrellas

En esta entrada os hago un resumen del 2019 de Cohetes y Estrellas.


¡No sé estar de vacaciones! Me había concedido unos días de descanso y dedicar más tiempo a mi familia, mis amigos, a leer, a acabar algún bordado que tenía pendiente y un sinfín de cosas más. Al final, he sacado tiempo para todo eso, y para mucho más.

Pasar por mi despacho y ver ahí el portátil, tan apagadito, me dio ternura y aquí estoy otra vez más, un domingo mañanero haciendo una de las cosas que más me gusta: escribir en este blog.

2019, año de cambios

Este 2019 ha sido un año de muchísimos cambios; y han venido todos de golpe.

2019 de Cohetes y Estrellas
Ilustración propiedad de Ana Durán

En lo personal

Mi abuela nos dejó después de 93 años, viviendo, disfrutando y queriéndonos como solo ella lo sabía hacer. No pasa un día en el que no la recuerde porque todo huele a ella, sabe como ella y sonríe como ella. Era una mujer excepcional de la que he aprendido muchísimo, y aunque la despedida fue un trago amargo, ha dejado un regusto dulce y delicioso, como siempre lo fue ella.

2019 de Cohetes y Estrellas

En lo profesional

En el plano profesional, y después de 3 años y medio de muchas horas de dedicación a un proyecto con el que estaba comprometida al 500%, la puerta no es que se cerrara, es que me dio en las narices. El golpe fue brutal. La incertidumbre del «y ahora, ¿qué?», el disgusto emocional, las horas vacías, el tener que reorientar mis objetivos profesionales…

Sin embargo, ahora que ya han pasado casi 9 meses desde el portazo, todo un periodo de gestación, ha resultado ser un cambio muy positivo. Me ha obligado a repensar mi futuro, y no solo en el plano profesional.

El 2019 y Cohete a las Estrellas

Cohete a las Estrellas, que ya llevaba unos meses de rodaje, fue el canalizador de toda la energía que me salía por los poros a borbotones. Mi compromiso con el blog, que lo había iniciado como hobby, pasó a ser, y sigue siendo, un pilar fundamental en mi día a día.

2019 de Cohete y Estrellas
Aquí se escribe Cohete a las Estrellas. Fotografía de Ana Durán

Me he esforzado muchísimo en hacer que Cohete a las Estrellas fuera un rincón acogedor, creativo y original y, en parte, creo que lo he conseguido. Han sido muchas horas diseñando, dibujando, probando, organizando el calendario editorial, pero muchísimas más escribiendo. Todo el esfuerzo que he invertido en Cohete a las Estrellas se ha visto recompensado con creces, y no cambiaría nada de este 2019.

#Mi2019Bloguero

Podría resumir #Mi2019Bloguero en 44.937 palabras, 81 entradas y 153 ilustraciones que me han traído 31 comentarios, 324 me gusta y 1.925 visitantes.

No puedo dejar de recomendaros tres blogs que me han hecho disfrutar y aprender muchísimo:

Commememucho, escrito por Alicia; un blog para saborear.

Una mirada especial, escrito por Tamara; un blog para aprender.

Mamimonster, escrito por Verónica; un blog para reflexionar.

Para el 2020

Al 2020 le pido que me permita adaptarme a los cambios que me tenga preparados tan bien como en este 2019 de Cohetes y Estrellas; la energía, la creatividad, la ilusión y la pasión por lo que hago ya vienen de serie y, aunque no sé que me deparará este 2020, estoy segura de que le sacaré muchísimo jugo.


No os olvidéis de visitar los Planos de la nave de Cohete a las Estrellas para leer todo lo que he ido publicando durante estos últimos meses.

¡Feliz 2020! 🙂

10 comentarios sobre “2019 de Cohetes y Estrellas”

  1. No nos engañemos; los años cuando vienen tan mal dados como el que cuentan son horribles mientras los estás viviendo porque además dicen (y es verdad) que las desgracias nunca vienen solas. Ahora, con un poco de margen y de distancia también sirven como revulsivo y nos ayudan a traer cosas buenas a nuestra vida. Así que ¡brindamos por ello!

    1. Por supuesto, desde la distancia, la perspectiva cambia. Lo mejor que podemos hacer es aceptar los cambios como vienen y aprender a sacarles provecho en nuestro favor. 🙂

  2. Acabo de leerte y le siento identificada con un año igual que pasó hace ya tiempo atrás. Lo bueno es que con el tiempo se ve como una oportunidad de crecimiento y me alegro de que tú ya lo hayas visto así.
    Siento lo de tu abuela, pero lo que cuentan en la pelu de Coco es verdad, mientras viva en tu corazón no se habrá ido del todo.

    1. Visto con perspectiva ha sido un buen cambio y una oportunidad para tomar las riendas a muchos niveles.
      Preciosa película, y así es, la recordaré siempre. ¡Gracias por tus palabras! 🙂

Deja un comentario