Espacio Maker, Habitáculo familiar, Rincón de juego

Con las manitas en la tierra: jardinería con peques

Hoy en día, muchos colegios y escuelas infantiles tienen huertos escolares, y es que son muchos los beneficios pedagógicos de la jardinería con peques, sobre todo el cultivo y cuidado de las plantas.

Jardinería con peques

La jardinería es una actividad que ayuda a los niños a amar la naturaleza: conocen los ciclos de crecimiento de las plantas; cuáles son las necesidades de cada una; los diferentes tiempos de cultivo; diferentes técnicas de cultivo…

Además, dado que el cultivo de plantas requiere de mimo y tiempo, desarrollarán la paciencia, muy necesaria en jardinería, comprendiendo que las plantas tienen sus propios ritmos y necesitan tiempo para crecer.

También les ayuda a ser más responsables ya que, para que sus plantas crezcan adecuadamente, deberán cuidarlas diariamente, revisando la humedad del suelo, que no existen plagas, que el suelo está correctamente abonado, que tengan las condiciones de luz adecuadas, etc.

Jardinería con peques

A nivel motor también tiene muchas ventajas para los más pequeños, tanto a nivel de motricidad fina como gruesa: remover, hacer agujeros, plantar semillas, transplantar de semilleros a tiestos definitivos…

Jardinería con peques

Además, cuando las plantas crecen adecuadamente es un refuerzo para su autoestima, dado que gracias a ellos y sus cuidados, las plantas se han desarrollado adecuadamente.

En casa también podemos realizar actividades de jardinería con los niños, ya sea porque tenemos un jardín, un invernadero, una terraza o un espacio cerca de una ventana. Dependiendo del espacio disponible, podremos tener un proyecto de jardinería más o menos grande; no debe echarnos para atrás el vivir en un entorno urbano, porque también podemos tener nuestro pequeño cultivo.

Jardinería con peques

Para empezar

Debemos escoger el sitio que mejor se adapte en nuestro hogar para tener un pequeño cultivo. Debe ser un espacio en el que contemos con luz solar, directa e indirecta (no todas las plantas aceptan estar a pleno sol) y alejado de fuentes de calor (radiadores, chimeneas, calefactores…).

También debemos elegir el tipo de cultivo que mejor se adapte a nuestras necesidades: en suelo, en maceta, en semilleros… Esto dependerá de las características de nuestro espacio.

Otro aspecto a tener en cuenta es qué plantar. Podemos plantar hierbas aromáticas, flores, frutales, lechugas, zanahorias, brócoli, repollo, ajos, cebollas… Hay infinidad de posibilidades, pero hay que tener en cuenta la temporada en la que se deben plantar, el tipo de cuidado que necesitan y las necesidades de espacio de cada una.

Jardinería con peques

Mi recomendación es comenzar por algo pequeño y que requiera de pocos cuidados; más adelante, y viendo cómo prospera nuestro huerto, podremos ir ampliando el espacio dedicado, las especies plantadas…

Algunos libros a tener en cuenta

Hay muchos libros sobre jardinería orientada a los más pequeños. Algunos que os pueden interesar son:

Kits de cultivo

Para comenzar, podemos hacerlo mediante los kits de cultivo ya que traen todo lo que necesitamos para empezar. Os recomiendo los siguientes:

Sets de jardinería

Aunque podemos utilizar las manos y diferentes utensilios que tengamos por casa, os puede interesar haceros con algún set de jardinería para peques con diferentes herramientas. Os he hecho una selección de los que más me han gustado:


¿A vuestros peques les gusta cuidar de las plantas? ¿Tenéis algún cultivo en casa? ¡Contadnos vuestra experiencia de jardinería con peques en comentarios!

Gracias por leerme y, si te ha gustado, ¡compártelo! 🙂

Deja un comentario