Habitáculo familiar

Teletrabajo: cómo organizarnos para trabajar desde casa

Inmersos en plena crisis sanitaria por causa del COVID-19, muchas empresas han tomado la decisión de enviar a sus empleados a trabajar desde casa. Esta modalidad de trabajar desde casa se denomina teletrabajo, y parece ser que tengamos que convivir con ella durante un tiempo. Dada mi dilatada experiencia teletrabajando (casi 4 años) os daré algunos consejos para afrontar la jornada laboral desde casa de manera eficiente.

Delimitamos una zona de trabajo

Lo ideal es contar con un espacio que utilizaremos solamente para trabajar; es decir, una habitación a modo de despacho.

Esta habitación debe contar con una ventana que permita la entrada de luz natural, y que podamos ventilarla de manera independiente al resto de la casa.

Además de la luz natural, resulta imprescindible, también, contar con fuentes de luz artificial: una lámpara de techo y un flexo son complementos ideales a la luz natural.

En cuanto al mobiliario, necesitaremos una mesa amplia, dónde podamos colocar todo lo que necesitamos para trabajar: ordenador, pantalla, impresora, agendas, papeles, zona de almacenamiento extra, etc. Una buena silla también nos evitará dolores de espalda o contracturas derivadas de una mala postura.

No se recomienda trabajar en el dormitorio, ya que en momentos de descanso o de ocio, será muy complicado desconectar del todo del trabajo.

Tampoco se recomienda trabajar en zonas comunes de la casa, como la cocina o el salón, ya que, si convivimos con otras personas, su presencia en ellas será inevitable, por lo que nos distraeremos con más facilidad.

Siempre, dentro de lo posible, intentaremos reproducir las condiciones de nuestra oficina habitual en nuestro espacio de trabajo en casa.

Definimos un horario

Necesitamos un horario. Si nos imponen uno, nos ceñiremos a él. Si trabajamos por objetivos y no tenemos un horario estructurado, lo definimos nosotros. Cuando estamos en casa tendemos a alargar la jornada laboral más de la cuenta.

Realizamos los descansos en los tiempos en los que los solemos realizar en nuestro puesto de trabajo. Es decir, si dedicamos 20 minutos a tomar un café con los compañeros, esos 20 minutos también nos tomamos un respiro, pero esta vez, en nuestra casa.

La empresa nos tiene que proporcionar los medios

Aunque trabajemos desde casa, será la empresa la que nos deba proporcionar las herramientas de trabajo suficientes para poder desempeñar nuestras funciones tal y cómo lo haríamos en nuestra oficina o puesto de trabajo habitual.

Aunque, dependiendo de la empresa, puede ser que nos pidan que utilicemos nuestro propio ordenador, no suele ser lo común, ni tampoco, lo más idóneo.

Teletrabajo: separamos hogar de puesto de trabajo

Uno de los errores más comunes, y que cometemos al principio los que teletrabajamos, es aprovechar un descansito para hacer la cama, otro para poner una lavadora, otro para sacar al perro y un larguísimo etcétera.

Durante nuestra jornada laboral estamos trabajando, por lo que las tareas del hogar pueden esperar, como lo hacen siempre cuando trabajamos fuera de casa.

Ropa cómoda, pero nunca en pijama

Muchas veces, como estamos en casa, ¿para qué me voy a vestir? ¡NO! Quizá no hace falta que vistamos de manera tan formal como lo haríamos si fuéramos a la oficina, pero tampoco estaremos en pijama. No solamente porque tengamos una videoconferencia y nos puedan ver, sino porque estar con ropa demasiado informal lo asociamos a tiempos de descanso y ocio en casa. Una forma de «engañar» a nuestro cerebro es vestirnos, aunque no vayamos a salir de casa.

Ropa cómoda para teletrabajo

Después, si al terminar la jornada nos apetece ponernos el pijama, pues lo hacemos y ya está.

Como ya he dicho antes, la idea es intentar reproducir nuestro espacio habitual de trabajo en nuestra casa, y ello pasa también por nuestra vestimenta.

Teletrabajo y convivencia

Si convivimos con adultos es más fácil dejarles claro que nuestra jornada laboral es de tal hora a tal otra, por lo que podemos pedirles que no nos interrumpan mientras estamos trabajando.

Si tenemos niños, y especialmente si son muy pequeños, será mucho más complicado que respeten nuestra jornada laboral de manera íntegra. Para ello, tendremos que ocupar su tiempo en tareas que no impliquen nuestra participación activa.

Desde Madresfera han convocado Nos quedamos en casa: carnaval de post con recursos e ideas solidarias #coronavirus. Cohete a las Estrellas ha participado en este carnaval con la entrada Actividades para hacer en casa con peques.

Skype, Google Dúo, TeamViewer…

Para los que estamos acostumbrados a trabajar desde casa manejamos diariamente herramientas de comunicación como Skype, TeamViewer, correo electrónico, Google Dúo, WhatsApp, llamadas telefónicas…

Teletrabajo

Es raro el trabajo que podamos realizar de manera independiente sin contar con otros miembros del equipo, por lo que utilizar diferentes canales de comunicación nos facilitarán la tarea.

Además, estar en contacto con otras personas de nuestro entorno laboral durante el teletrabajo nos ayudará a superar esa sensación de aislamiento que puede invadirnos al trabajar desde casa.

Avisamos cuando llegamos y, también, cuando nos vamos

Aunque tengamos un horario establecido, y sea conocido por nuestros compañeros y superiores, es fundamental que comuniquemos al resto del equipo la hora a la que nos incorporamos al trabajo, así como los tiempos de descanso y la finalización de la jornada. De esta manera, el resto del equipo sabrá cuándo podrá contar con nosotros, ya sea para una reunión por videoconferencia, una llamada telefónica, organizar trabajo, etc.

Diario de trabajo

Cuando trabajamos desde casa es fundamental llevar un diario de actividades realizadas durante la jornada, de manera que podamos justificar los tiempos dedicados a las diferentes tareas.

No todos los trabajos que realizamos se ven a corto plazo y en el mismo día. Por ejemplo, si tenemos que redactar una memoria de actividades llevadas a cabo para un proyecto determinado, no lo terminaremos en una jornada. Cuando estamos en una oficina, esta justificación suele ser menos necesaria, ya que, o compartimos despacho, o hay muchas más oportunidades de hablar personalmente con los compañeros y superiores.

Sin embargo, desde casa y, sobre todo, para trabajos menos tangibles, es necesario dejar constancia de todas las actividades realizadas.

También debemos enviar este diario de actividades a nuestros superiores al finalizar la jornada. Un breve correo electrónico en el que expliquemos a qué hemos dedicado las horas de teletrabajo, junto con el diario de actividades, evitará que caiga sobre nosotros la sombra de la duda de si hemos o no cumplido con nuestros objetivos diarios.

Cerramos la puerta al salir

Al trabajar desde casa, y como he comentado en un apartado anterior, es difícil separar lo que es trabajo y lo que es casa. Por ello, al terminar, y si tenemos la suerte de tener un despacho, cerramos la puerta y nos olvidamos de los temas laborales.

Si utilizamos una línea de teléfono específica para trabajar, y no es estrictamente necesario que la mantengamos encendida fuera de nuestro horario laboral, la desconectaremos.

Una vez que acabamos nuestra jornada laboral, nos dedicamos a otro tipo de actividades de ocio y descanso. Podemos aprovechar para leer, ver la tele, hacer ejercicio en casa, pasar tiempo con las personas con las que vivimos, jugar con los niños, cocinar, entre un larguísimo etcétera.

Que estemos en casa, y que eventualmente trabajemos desde ella esta temporada, no significa que tengamos que renunciar a nuestro tiempo de ocio y descanso.


No todos estamos acostumbrados al teletrabajo, y puede ser que al principio nos cueste más. Sin embargo, siguiendo estos consejos podremos llevar nuestra jornada laboral en casa de manera más eficiente.

¿Cuántos de vosotros teletrabajáis estos días? ¿Os parecen útiles estos consejos para el teletrabajo? ¿Desde la empresa os han proporcionado un decálogo de buenas prácticas para teletrabajar de manera eficiente?

Mil gracias por leerme y, como siempre, si te ha gustado ¡compártelo! 🙂

6 comentarios sobre “Teletrabajo: cómo organizarnos para trabajar desde casa”

Deja un comentario