Habitáculo familiar, Hablamos con...

De gablar a hablar con Noelia Martín Durán (4/5)

Aquí estamos una semana más con la entrevista a Noelia Martín Durán, y hoy os traigo la cuarta parte: de gablar a hablar.

Noelia Martín Durán. Imagen extraída de Método Gabla en Instagram.
Noelia Martín Durán. Imagen extraída de Método Gabla en Instagram.

Hablaremos con Noelia sobre la inteligencia emocional de los peques que gablan, del desarrollo de gestos y de los usos de gabla más allá de la comunicación temprana gestual.


¿Son más inteligentes, emocionalmente hablando, los bebés que utilizan gestos que los que no lo hacen? ¿Tienen más facilidad los bebés que gablan para diferenciar y comprender sus propios estados anímicos, a diferenciar entre estoy triste o estoy enfadado, por ejemplo?

"Poder expresar las emociones de manera temprana es clave para identificarlas, para sostenerlas, para gestionarlas…". Noelia Martín Durán.
«Poder expresar las emociones de manera temprana es clave para identificarlas, para sostenerlas, para gestionarlas…». Noelia Martín Durán.

Creo que poder expresar tus emociones de manera temprana es clave para identificarlas, para sostenerlas, para gestionarlas… y esto es extensible para el resto de la vida (y no sólo para ti mismo, sino también para ser inteligente emocionalmente con los demás). Por eso me gusta decir que Gabla es un regalo para siempre: la comunicación si va de la mano de la inteligencia emocional, es un facilitador de éxito, de desarrollo profesional y desarrollo personal de futuro.

Para el adulto es fundamental saber cuál es la emoción de nuestro peque, […] y si no sabes […] te centras en gestionar la reacción y no el sentimiento.

Y para el adulto que los acompaña es fundamental saber cuál es la emoción de nuestro peque, porque no es lo mismo gestionar un enfado que una tristeza y a veces lo que expresan, la última capa que ves no se diferencia si no rascas un poco e investigas, porque tú ves rabia, y si no sabes lo que hay debajo te centras en gestionar la reacción y no el sentimiento que le ha llevado a ponerse así.

Te pongo un ejemplo: mi peque a veces se mostraba muy enfadado cuando me iba dar un curso o a comprar, yo podía hacer varias cosas:

  1. La primera irme sin más (JAMÁS HAGAS ESO).
  2. La segunda gestionar el enfado.
  3. La tercera jugar a los detectives de emociones: me ponía junto a él, a su altura, mirando a sus ojos, cabeza un poco caída a un lado, con postura abierta de brazos, pronunciando su nombre y le daba opciones hablando y gablando (porque en ese momento de guerra en su cerebro reptiliano, la atención y la racionalidad están al mínimo nivel y al pasarle el mensaje por vía auditiva, visual y kinestésica aseguro que al menos me presta un poco de atención) -“Adrián, ¿estás triste, estás enfadado, estás asustado?” y en ese momento… dejaba su rabia, se quitaba esa capa y bajaba a la siguiente, y la rabia daba paso a las lágrimas…. -“TRISTE (gablando)” -“¿por qué estás triste?” -“MAMA+TRABAJAR (Gablando)” y así es como pasas de gestionar un niño envuelto en ira a gestionar una situación de tristeza lógica, ya que me iba, y el apego es una necesidad básica…

Gablar requiere un cierto dominio motriz por parte del bebé. Imagino que al principio los gestos serán más toscos y que a medida que pasa el tiempo van perfeccionando el movimiento. ¿Se debe corregir el movimiento del bebé? Es decir, ¿deben los adultos coger las manitas de los bebés para ayudarles a hacer el gesto correctamente o simplemente se repite el gesto delante del bebé? ¿Cómo deberían de ser estas correcciones, en el caso de que sean pertinentes, para que sean eficaces?

El bebé asume que si la acción de gablar no es correcta […] el adulto no entiende el gesto […] y tratará de mejorarlo de manera natural.

Los gestos tienen sus fases, sus momentos, su evolución… el adulto realiza el gesto, el bebé por imitación lo adquiere y luego lo va exteriorizando según su interpretación, ten en cuenta que te ve de frente, deprisa y con sus capacidades motrices en plena evolución aún sin controlar bien, por eso siempre digo a los padres que no lo van a hacer igual, que tengan muy presente esto y que ellos mismos se miren en un espejo para verse Gablar, porque tú piensas que lo haces de un modo y visto de frente es muy diferente. Que repitan lo que dicen y el gesto, generando nuevas estructuras verbales para poder introducir el mismo gesto varias veces en menos de un minuto, que lo hagan grande, despacio y así el peque podrá ir reforzando lo que ve para poder mejorar lo que hace con sus manos.

"Los gestos tienen sus fases, sus momentos, su evolución…". Noelia Martín Durán.
«Los gestos tienen sus fases, sus momentos, su evolución…». Noelia Martín Durán.

No corregimos el gesto en el niño porque no lo hace mal, lo hace según su momento de desarrollo (el mismo bebé asume que si la acción de Gablar no es correcta no hay resultado, si el adulto no entiende el gesto, no pasará lo que se espera que pase y tratará de mejorarlo de manera natural), es vital que el gesto lo exageremos en nosotros para darle más foco, y ayudar a la observación del movimiento, y siempre, aunque el peque no lo haga aún bien, nosotros lo seguimos haciendo correctamente, es como el lenguaje oral, no debemos corregir, debemos repetirlo bien. Un ejemplo de esto al hablar: mi hijo – “¡mira mami un helitoto!” – “¡sí cariño! Hay un ¡helicóptero en el cielo!”, yo no le digo jamás, “¡no! no se dice helitoto, se dice helicóptero” hay que tener cuidado con estas cosas, yo al menos lo tengo.  

Al principio es bueno cogerle las manitas y enseñarle en sus mismas manos como se haría, porque llevar el concepto de la mente a la mano puede ser un proceso que dura días o semanas en algunos niños, coger sus manos no es una corrección, es una guía, es un facilitador, un tema de sensaciones tangibles, de ser consciente de la parte física del pensamiento, de la inteligencia corporal.

Esto me lo enseñó Carlota, una niña muy especial que vino con su mami, Ana Teresa, a mis cursos, ella tiene (me lo acaba de confirmar su mami) una enfermedad muy rara en la retina, de la que, a pensar de los estudios genéticos, aún no se sabe su nombre y que le provoca ceguera total.

En su caso, le cogí las manitas y le hice el gesto de salir a la calle en ella misma, porque estaba empezando a expresar nerviosismo. Creí de manera instintiva que esta sería la forma de enseñar a esta niña el método, no podía ver Gabla, podía sentirlo y eso es muy potente. Mientras le decía “¿qué quieres Carlota? ¿quieres salir? ¿Quieres ir a la calle?” le gablaba en su propio cuerpo y con sus propias manitas y ¡tardó segundos en interiorizar el gesto y empezar a expresar lo que quería! Quería SALIR, y no dejó de gablar en lo que quedó de clase, fue muy emocionante, una experiencia que siempre recordaré y un gran aprendizaje para mí. Gracias pequeña.

En el Instituto Nacional de la Salud y la Conducta de la Universidad de California hicieron un estudio en el que descubrieron que usar signos ayuda a los bebés a aprender a hablar. Es decir, signar o gablar refuerza el lenguaje oral, en contra de lo que muchos pueden llegar a creer, tanto a nivel de comprensión como a nivel de expresión. Gablar sería, por tanto, una especie de protolenguaje que facilita un posterior desarrollo del lenguaje oral. Ello me lleva a preguntarme por aquellos niños que tienen un desarrollo más tardío del habla, por ejemplo, los niños con TEA (Trastorno del Espectro Autista). ¿Sería eficaz signar con estos pequeños? ¿Hay estudios al respecto?

Gabla está disponible para todos, es inclusivo, el método se adapta al niño y a su situación.

Siempre digo que todo aquel que necesite comunicarse es bienvenido a Gabla, y podemos ayudarle, tenemos familias Down, Asperger, TEA… los papis saben mejor que nadie el grado de necesidad de comunicación de su peque y el grado de capacidad de adquisición del método Gabla al que podemos aspirar, aunque la mayoría de las veces nos sorprenden y superan las expectativas.

"Siempre digo que todo aquel que necesite comunicarse es bienvenido a Gabla". Noelia Martín Durán. Imagen extraída de Método Gabla en Instagram.
«Siempre digo que todo aquel que necesite comunicarse es bienvenido a Gabla». Noelia Martín Durán. Imagen extraída de Método Gabla en Instagram.

Gabla está disponible para todos, es inclusivo, el método se adapta al niño y a su situación. Los padres adquieren el método, ellos son los expertos en su propia casa y los que moldean Gabla para su hijo.

Cuando Gabla sirve para siempre, y no sólo para los primeros 3 años, cosa que ocurre en estos casos que planteas, es algo muy gratificante para mí. Conozco realidades, que son mucho más rotundas que cualquier estudio, tengo muchas ganas de empezar a documentar esto.

Cuando un bebé comienza a hablar ¿se debe retirar el método?

El propio bebé va dejando poco a poco los gestos cuando introduce el lenguaje oral, porque hablar es mucho más rico para expresar que los gestos.

Método Gabla igual que llega de manera innata cuando lo enseñas, se va de manera natural cuando aparece el habla, como el gateo cuando caminan.

Imagen extraída de Método Gabla en Instagram.
Imagen extraída de Método Gabla en Instagram.

Se queda si lo mantienes, como un idioma que sigues practicando, esto depende del adulto, hay papis que lo tiene tan integrado que, aunque el bebé hable siguen gablando, y otros que siguen el mismo proceso que el bebé y poco a poco sus manos van dejando de moverse.

El propio bebé va dejando poco a poco los gestos cuando introduce el lenguaje oral, porque hablar es mucho más rico para expresar que los gestos que estaba usando en modo indio, Gabla se les queda corto. Se nota que a veces queda de forma residual en la mente cuando están cansados, enfadados, malitos… en esos momentos puede que vuelvan al recurso gestual.

Yo siempre animo a continuar con el método por varias razones: para apoyar el bilingüismo, para mantener un código de comunicación alternativo, para enfatizar los mensajes del lenguaje oral, para la lectoescritura, para decir cosas sin gritar si están lejos, para poder decir algo en una cena familiar jajaja…


La semana que viene publicaré la última parte de la entrevista con Noelia Martín Durán, en la que hablaremos de la formación en el Método Gabla. ¡No te la pierdas!

¡Gracias, Noelia!

Cartags de Método Gabla. Imagen extraída de Método Gabla en Instagram.
Cartags de Método Gabla. Imagen extraída de Método Gabla en Instagram.

¡Y gracias a ti por leernos! Si te ha gustado ¡compártelo! 🙂

Deja un comentario