Espacio Maker, Rincón de juego

Slime casero

Hoy os traigo una receta de slime casero, probada y que sale el 100% de las veces. Y es que en esto del slime hay muchas recetas, pero no con todas conseguimos el efecto deseado.

Slime casero

¿Qué necesitamos para nuestro slime casero?

  • 2 o 3 cucharadas soperas de cola blanca escolar.
  • Líquido de lentillas (entre sus ingredientes debe contener ácido bórico).
  • Media cucharadita de bicarbonato sódico.
  • Colorante alimentario.
  • Un bol (de plástico o cristal).
  • Una espátula.

Proceso

Ponemos en el bol unas 2 o 3 cucharadas soperas de cola blanca. A continuación, echamos un poco de colorante alimentario y removemos bien con la espátula, hasta que toda la cola haya adquirido el color deseado.

Una vez tengamos un color homogéneo en nuestra mezcla añadimos media cucharadita de bicarbonato sódico y removemos bien.

Ahora, tendremos que ir añadiendo líquido de lentillas a chorritos sin dejar de remover. Tendremos que echar líquido de lentillas hasta que consigamos que el slime coja la consistencia necesaria para que se vaya despegando del bol donde lo estamos elaborando.

Cuando seamos capaces de separarlo del bol, será hora de amasarlo a mano. Cuanto más tiempo lo amasemos, más consistencia de slime irá adquiriendo, hasta que al final podremos manipularlo como cualquier otro slime comercial.

María Castro ha compartido en su instagram un vídeo en el que elabora slime casero, al que añade, además de los ingredientes que os he mencionado, espuma de afeitar. Os dejo el enlace por si os interesa ver el proceso en vídeo.

Slime casero con los peques

Dependiendo de la edad de los peques debemos involucrarnos más o menos en el proceso, aunque os recomiendo siempre hacer esta actividad bajo supervisión de un adulto dado que se manipulan materiales que no deben llevarse a la boca en ningún momento.

Precauciones aparte, podemos dejar que sean ellos los que vayan agregando los diferentes ingredientes, removiendo con la espátula, etc.

Además de seguir las instrucciones para su elaboración, medirán cantidades y removerán la mezcla, mejorando así tanto la motricidad fina como la musculatura de las manos.

También podemos ver cómo es esencial para esta actividad la coordinación visomotriz, ya que deberán coordinar los movimientos de las manos con la información que les llega a través de la vista.

Experimentos sensoriales con slime casero

Si tenemos material suficiente, siempre podemos hacer slimes de colores diferentes, y que al mezclarlos, los peques puedan ver el resultado de diferentes combinaciones de colores.

Mezclamos slimes de varios colores para observar las combinaciones.

También podemos aplicar diferentes texturas a nuestros slimes. Si mezclamos granitos de arroz, arena, lentejas, purpurina, etc., nuestro slime adquirirá texturas totalmente diferentes, lo que a nivel táctil es una experiencia muy completa. Podemos poner un slime con arroz en un tarro, slime con arena en otro y que al tocarlos al mismo tiempo aprecien las diferencias entre uno y otro.

Nuestro slime puede adquirir diferentes texturas si mezclamos, por ejemplo, arroz o semillas a la mezcla.

El slime casero y los fluidos no newtonianos

Otro efecto que gusta muchísimo es ver cómo al colocarlo en un recipiente, si lo dejamos un ratito adquirirá la forma del mismo. Es un sólido que se comporta como un líquido. Esto es lo que se conoce como fluido no newtoniano: fluye como un líquido y resiste como un sólido. Esta característica puede dar lugar a diferentes experimentos al colocar nuestro slime casero en diferentes recipientes.


Si os ha gustado esta receta de slime casero podéis visitar también Tres alternativas caseras para trabajar la motricidad fina (3-6 años) en el que os he dejado las recetas para elaborar en casa arena mágica, porcelana fría y plastilina.

¿A vuestros hijos también les chifla el slime? ¿Os atrevéis con esta receta de slime casero?

Muchas gracias por leerme. Si te ha gustado ¡compártelo! 🙂

Deja un comentario